I Cumbre México-Unión Europea

Boletín de prensa

La primera Cumbre entre México y la Unión Europea celebrada en el marco del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación entre las dos partes, se llevó a cabo en Madrid el 18 de mayo del 2002.

El Presidente Vicente Fox de México, el Primer Ministro José María Aznar de España, en su calidad de presidente en ejercicio del Consejo Europeo, y el Primer Ministro de Dinamarca, Anders Fogh Rasmussen, asistidos por el Alto Comisionado de la UE para Asuntos de Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, y el Presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, participaron en la Cumbre.

Los mandatarios subrayaron la trascendencia de la reunión y acordaron realizar encuentros similares en el futuro en el marco de las Reuniones Cumbre UE- América Latina, o cuando así se acuerde previamente.

Intercambiaron puntos de vista sobre asuntos regionales e internacionales de interés mutuo.

Reiteraron su convicción de que el diálogo entre regiones constituye una vía privilegiada para el tratamiento de los principales temas de la agenda global contemporánea. Ratificaron su compromiso con la Organización de las Naciones Unidas y reafirmaron su convicción de que el fortalecimiento de las instituciones multilaterales y la vigencia del derecho internacional facilitan el logro de la seguridad, la prosperidad y el bienestar internacionales.

Ratificaron su rechazo al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones y se comprometieron a continuar su lucha contra este flagelo.

Reafirmaron su compromiso con la promoción y plena vigencia de todos los derechos humanos, teniendo en cuenta su carácter universal, indivisible e interdependiente, de acuerdo a lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas y en los instrumentos internacionalmente acordados sobre derechos humanos así como en la Declaración de Viena de 1993 sobre Derechos Humanos.

Los mandatarios se felicitaron de los resultados obtenidos en la Cumbre sobre Financiamiento al Desarrollo recientemente celebrada en Monterrey, México, y renovaron el compromiso de coadyuvar a su cumplimiento.

Al revisar los principales aspectos de la relación bilateral, se congratularon de los resultados obtenidos durante los primeros 18 meses de vigencia del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación entre México y la Unión Europea.

Convencidos de la necesidad de fortalecer las acciones de coordinación política y de cooperación entre las partes, los mandatarios decidieron profundizar las relaciones entre México y la UE. Las modalidades serán establecidas de común acuerdo en el marco del Acuerdo de Asociación.

Destacaron la necesidad de profundizar el diálogo político a todos los niveles en áreas de mutuo interés y de conformidad a lo establecido en el Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación, particularmente en las sedes de Bruselas, Nueva York, Ginebra y Viena, así como en los procesos preparatorios de las principales conferencias de Naciones Unidas.

Analizaron con detalle los resultados de la relación económica bilateral y se comprometieron a identificar acciones que permitan fortalecerla aún más.

En materia comercial, los mandatarios notaron con satisfacción que durante los primeros dieciocho meses de este acuerdo, el comercio bilateral creció el 28,6%. Las exportaciones mexicanas a la Unión aumentaron el 44,1% mientras que las ventas europeas al mercado mexicano crecieron el 23,1%.

Tomaron nota también con satisfacción de que los sectores privados mexicano y europeo decidieron el lanzamiento de una ambiciosa iniciativa: "El foro de negocios México-UE" que tiene como objetivo fortalecer las relaciones comerciales entre compañías mexicanas y europeas.

El Presidente Fox expuso los avances en la ejecución del Plan Puebla-Panamá, en particular las acciones desarrolladas en la planeación de políticas públicas para el desarrollo humano, la lucha contra la pobreza y la promoción de la inversión y el desarrollo productivo en el sur de México y los países centroamericanos. Por su parte, la Unión Europea reiteró su apoyo a las acciones de México en el marco de este plan de cooperación subregional.

Los Mandatarios coincidieron en la necesidad de fortalecer el capítulo de cooperación del Acuerdo mediante la suscripción de acuerdos sectoriales en ciencia y tecnología; medio ambiente; y educación y formación superior, y la exploración de otros campos de cooperación en el marco de las prioridades adoptadas.

Subrayaron la importancia de fortalecer las consultas en asuntos medioambientales para enfrentar los desafíos de promover el desarrollo sustentable y la protección del medio ambiente. En particular resaltaron la importancia de mantener estrechos contactos en los trabajos preparatorios de la Conferencia de Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable que se llevará a cabo en Johannesburgo a fines del 2002.

Destacaron la conveniencia de mantener un diálogo abierto con la sociedad civil mexicana y europea para intercambiar información y puntos de vista sobre la mejor forma de aprovechar las oportunidades que ofrece el Acuerdo de Asociación y la importancia que reviste la realización del Primer Foro con la sociedad civil, que se realizará en Bruselas al final del presente año y que incluirá la participación de todos los interesados, entre otros, del sector académico, empresarios, sindicatos, partidos políticos y organizaciones no gubernamentales.

Hicieron finalmente votos por el mejor éxito de la próxima III Cumbre América Latina-Unión Europea que se llevará a cabo en México en el año 2004, y por el rápido avance de las negociaciones en curso entre la Unión Europea y América Latina.

 

Versión PDF