México es parte del Grupo sobre los derechos LGBT de las Naciones Unidas. En el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, este Grupo promueve una resolución sobre la protección contra la violencia y la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género.

 

 

La prosperidad de México está intrínsecamente ligada a la participación igualitaria de mujeres y hombres en nuestra vida política, económica y social. Es por eso que el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 de México incluye la perspectiva de género como una estrategia transversal.

En 2017, el Presupuesto Federal destinó más de 26 millones de pesos para la igualdad entre mujeres y hombres, el cual representa un incremento de 60% respecto a 2012.

Las directrices para la incorporación de la perspectiva de género en los programas federales se publicaron a fin de acelerar el pleno ejercicio de los derechos de la mujer en todos los ámbitos políticos, culturales, económicos y sociales.

La paridad electoral de género, ahora incorporada en la Constitución desde la Reforma Constitucional de 2014, permitió un aumento significativo en la participación de las mujeres en los congresos federales (42,4%) y locales (40%).

México, junto con el INEGI y ONU-Mujeres, impulsa el Centro de Excelencia sobre Estadísticas con Perspectiva de Género, el cual permitirá generar estadísticas con perspectiva de género a nivel global, regional y nacional a fin de dar seguimiento a los ODS y de otros compromisos internacionales sobre derechos de las mujeres.