México es uno de los países más abiertos al escrutinio internacional y regional en materia de derechos humanos: